NÓMADA



Los que no sabemos amar,
                               escribimos.
LILA BISCIA




Queda brindar por los vivos
y este tumulto de peces que una vez estuvo
en alguna parte de nosotros.  

Digamos que ya no hay nadie.

Digamos que ya nada importa.

Pero acudo al trabajo.
Pero saco la basura.
Pero miro las farolas o las nubes.

Y sigo respirando, con paciencia,
como si me fuera
la vida en ello.

4 comentarios:

  1. un abrazo para ti también hombrepez.

    ResponderEliminar
  2. Y sin embargo respirar fuera del agua, aleteando la muerte como si nada.

    ResponderEliminar
  3. pero las agallas
    pero la bestia de carga
    pero la alcantarilla al acecho
    pero siempre haciéndose que vino mañana
    nunca, sin poema

    ResponderEliminar