LA LUZ SUCEDE EN OTRA PARTE

Sólo espero tu fatiga
en la estrecha tarde de los días.

Porque si tu me obligas
si haces que tu flujo sea el número perfecto
y la pena de los martes
cubra de semillas el suelo de mi casa
entonces
sólo entonces
haré de nuestra historia una muerte pequeña
un pequeño objeto
que yacerá muerto
con su pequeña sombra
y su peso pequeño.

Porque si me obligas
con tu rabia
con tu risa de dos letras
la cicatriz de mañana será previa
como un mar detrás de las ventanas.

De otro modo:
huye y arde en tu delirio
porque la luz sucede en otra parte.